Jueves, 19 Abril 2018

El ecosistema de innovación de Sinaloa

  • Involucra a instituciones educativas, régimen fiscal y de creación de negocios

Culiacán, Sinaloa.- 21 de enero de 2017.- (aguzados.com).- Sinaloa requiere el esfuerzo de toda la comunidad para sostener un ecosistema de innovación. Esto integra a instituciones educativas, régimen fiscal y de creación de negocios, leyes para la protección de propiedad intelectual, contratos para la modificación de sociedades mercantiles y gobierno.

sinaloa21ene17Lo anterior es la conclusión del diagnóstico del ecosistema de innovación de Sinaloa, realizado por el director del Programa de Tecnología Sostenible y de Salud de la Universidad de Harvard, Ramón Sánchez Piña, mediante un convenio de colaboración con jóvenes cofundadores de la asociación civil Tomato Valley Entrepeneur.

El vínculo consiste en la validación del estatus actual del ecosistema de emprendimiento e innovación de Sinaloa, el intercambio de conocimiento y la realización de talleres y cursos para la comunidad en general sobre temas de innovación y emprendimiento, que permitan la conexión con inversionistas de innovación en Estados Unidos para, posteriormente, lograr la generación de empleos bien remunerados de base tecnológica.

Durante la presentación de los resultados del diagnóstico, Sánchez Piña dijo que para que Sinaloa cuente con un ecosistema de innovación efectivo es necesaria la participación de toda la comunidad.

“Se deben crear mecanismos para apoyar a emprendedores en el momento de mayor creatividad e innovación, pero que carecen de propiedades o historial crediticio, lo que generalmente engloba a adultos jóvenes”, comentó.

El experto y originario de la ciudad de Los Mochis, Sinaloa, comentó que al detectar los problemas de la entidad, y al tratar de resolverlos, desaparecen muchos obstáculos y entonces se generan empleos, lo que disminuye la carga del gobierno.

“El gobierno no tiene por qué hacerlo todo. Un error que cometemos en Iberoamérica es pensar que el gobierno nos tiene que ayudar en todo el proceso, y debemos entender que no es así”, comentó.

El diagnóstico

Sánchez Piña señaló que en México existe la misma cantidad de ingenieros graduados que en Estados Unidos; sin embargo, recordó que la población de este país es también tres veces menor, pero la gran mayoría ingresa a una empresa.

“Eso pasa pese a que existe una gran oportunidad para el emprendimiento de alto valor”, dijo.

sinaloa21ene17bEl diagnóstico consistió en la aplicación de una encuesta de 509 preguntas a sinaloenses de diversas edades y estatus socioeconómicos. Realizó distribuciones estadísticas y caracterizó la incertidumbre para obtener rangos de confianza.

“Analizamos todas las preguntas: las leyes de propiedad intelectual, cómo los usan, el estado de los apoyos financieros para los emprendedores, la disponibilidad de inversionistas de innovación en la comunidad; al final sacamos una escala general para el ecosistema de innovación, que se encuentra entre uno y 100”, explicó.

El índice de innovación fue de 34.18 y el índice de sostenibilidad fue 36.25. El cálculo se hizo por ciudades para contrastar la diferencia, y los resultados fueron similares en todo el estado: Culiacán: 36.8; Mazatlán: 36.6; Los Mochis: 34.3; Guasave: 29.4; el resto: 30.9.

“Con esto vemos que, si solucionamos el problema de Sinaloa, solucionaremos el problema de todo el estado; no hay una gran divergencia”, advirtió.

Algunos de los puntos del diagnóstico se centraron en la disponibilidad y uso de la propiedad intelectual. El 58 por ciento de los encuestados considera que sí existe un sistema para la protección de nuevas tecnologías (patentes) y derechos de autor, pero no es conocido por los emprendedores e inversionistas.

“La gente no piensa proteger su propiedad intelectual como una práctica común de negocios”, dijo.

El 50 por ciento de los encuestados piensa que existen leyes para regular la transferencia de dinero o acciones entre empresas e inversionistas, pero ninguna de esas leyes está hecha específicamente para promover inversiones en empresas de alta tecnología.

“Es necesario disminuir la asimetría en la información. Se requiere incrementar la densidad de inversionistas”, enfatizó.

Otro punto, el de aceleradoras de negocios, arrojó que 40 por ciento de los encuestados considera que no existen aceleradoras de negocios en Sinaloa. El 43.4 por ciento expresa que existen aceleradoras de negocios en la región, pero generalmente trabajan en la formación de empresas con un nivel tecnológico bajo o moderado.

El 75 por ciento de la gente considera que existen instituciones de educación superior en la comunidad con una diversidad vocacional para sus alumnos; sin embargo, no se educa o no se hace énfasis significativo acerca de lo que es un ecosistema de innovación y cómo funciona para poder producir startups de alto nivel tecnológico.

“En el nivel de internacionalización, la encuesta revela que 55 por ciento de los encuestados considera que su comunidad no tiene relación con el mundo exterior, mientras que 40 por ciento piensa que la única conexión con la comunidad innovadora en el exterior es a través de las universidades”, dijo.

El vínculo entre Harvard University y Tomato Valley consiste en la validación del estatus actual del ecosistema de emprendimiento e innovación de Sinaloa, el intercambio de conocimiento y, sobre todo, la realización de talleres y cursos para la comunidad en general sobre temas de innovación y

emprendimiento, que permitan la conexión con inversionistas de innovación en Estados Unidos para, posteriormente, lograr la generación de empleos bien remunerados de base tecnológica.

Contacto: Dr. Ramón Sánchez Piña.- Tomato Valley Entrepreneur.- Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

{ttweet}

Contactanos

logo

Contrata este espacio