Miércoles, 25 Abril 2018

Sacrifican Familias su Magra Economía en las Fiestas de Graduación

(Primera Parte)

  • El presupuesto familiar se ve afectado con las ceremonias de graduación
  • Los abusos de los comerciantes encarecen los costos de los trajes, banquetes, alquiler de salones de fiesta y accesorios

Alfonso Morales Castorena

graduaciones8jull14a

Aguascalientes, Ags, 25 de junio de 2014. (aguzados.com).-El cierre del ciclo escolar lectivo, aparte de representar todo un acontecimiento para quienes concluyen de manera satisfactoria sus estudios de educación media superior, superior y posgrados en las diversas ramas del conocimiento humano, para los padres de familia conlleva enfrentar una cascada de gastos, que en la mayoría de los casos, están fueran del alcance de su magra economía.

Pero aun así "el sacrificio de darle gusto al hijo (a)" tiene su razón de ser y no escatiman erogación alguna para cumplir con esa "última obligación", así muchos padres de familia la consideren superflua y no exenta de "vanidad escolar".

Sólo que en la opinión del diseñador y sastre profesional, Víctor Manuel D´Paul, esas varias tareas de fin de cursos, no son requisito escolar, vanidad estudiantil, obligación o exigencia de las autoridades educativas a sus alumnos para engalanar su salida de las aulas con el afán de que continúen su preparación académica en un plano superior, sino más bien es la continuación de una cultura milenaria.

Los Antecedentes

Con la autoridad que su profesión le confiere, refirió que las varias tareas de fin de cursos se engalanan con el lucimiento de la toga y el birrete, vestimenta milenaria que data desde la Roma antigua y que era, inicialmente, de uso exclusivo de sus sacerdotes y sacerdotisas, pero que luego se extendió a sus grandes exponentes en varias ramas del saber humano, que por sus vastos conocimientos sobresalían de entre la población.

Con ese tipo de vestimenta, que no era más que una túnica muy amplia y cómoda, era fácil distinguirlos y a la vez honrarlos, como los maestros que eran en la disciplina del saber humano que dominaban e impartían sus conocimientos a quien o a quienes se los requerían, así fuera al aire libre.

Pero al paso del tiempo y por lo que la historia nos detalla, a la caída de Roma se perdieron muchos de esos finos detalles que la hicieron brillar y tener su propio resplandor en aquella época, varios de los que poco a poco y por considerarse una herencia sin parangón para la humanidad, se fueron anexando a las diversas culturas del mundo moderno.

Uno de esos finos detalles de la antigua Roma, es sin duda el uso de la toga y el birrete, sobre todo la promoción y el fomento a su cultura que se ha dado en la última década, no solo en Aguascalientes, sino en la República Mexicana, que a diferencia de otros países que desde hace muchos años han fomentado su uso, como sello distintivo y especial de la educación que reciben sus ciudadanos, al obtener notas académicas sobresalientes en todos los campos del saber humano, que en el argot escolar se conoce como "excelencia educativa".

Los Cambios de la Toga

graduaciones8jull14bEl fomento de su cultura y por consecuencia de las modas que han surgido y desaparecido a través de los años, sus promotores le aplican sellos distintivos para diferenciar el grado de la excelencia educativa, al destinarla básicamente para usos académicos al concluir los varios años de estudio a los que sujetó el educando, hombre o mujer "porque su uso no hace distingos de género".

Bajo ese tenor se manejan dos colores de toga, la básica que siempre será de color negro y la secundaria, de color blanco, que puede ser también de color perla o hueso, a las que ahora se añaden holanes de colores variados, cuya combinación nos definen la especialidad académica que cursaron quienes las visten.

Así tenemos que la combinación negro con holanes color tinto, corresponde exclusivamente a una Educación Media Superior o como se conoce entre el estudiantado, de Bachillerato: la tonalidad negro con dorado, nos definen las licenciaturas; negro y rojo, para maestrías; negro con azul, para doctorados y finalmente negro con azul obispo, para quienes reciben el grado de Honoris Causa, todo ello basado en distintas culturas y en un toque de modas.

Pero lo anterior puede variar, dependiendo del centro educativo, del país y en muchos de los casos de las ciudades o de sus municipios, porque en algunas ocasiones quienes están al frente de un centro educativo de Enseñanza Media Superior o Superior, desean que las togas luzcan el escudo del estado, el lema de la escuela o hasta el escudo de la misma, que viene a ser lo que se conoce como "toga personalizada".

En lo que corresponde a las togas de color blanco o hueso, color perla o marfil, de algunos años para acá las han adoptado los egresados de carreras técnicas o normalistas, es decir podemos encontrar específicamente aquí en Aguascalientes, en la Escuela Normal, sus togas son en color hueso con vivos u holanes en color azul rey.

Ese añadido u holán obedece a una idea de los directivos que se asemeja un poco a los colores del uniforme de la institución y de su logotipo, y ese es el sello que distingue a sus egresados o egresadas del resto de la población escolar en la ciudad, que nos viene a constatar las costumbres y variedades adaptadas a gustos de moda.

Pero eso no quiere decir que la toga sea una moda, porque ésta es de paso y de momentos, así como llega, así se va, es bastante transitoria, porque no hay que olvidar que el uso de la toga es milenario, que es una cultura, que es la vestimenta más adecuada que debe utilizarse cuando se va a recibir un grado académico con las variantes que sean.

Complementos de una Toga

graduaciones8jull14cEl uso de una toga incluye un accesorio llamado birrete que es un complemento básico para darle realce y lustre al acto ceremonial protocolario y que viene acompañado de una borla que es un cordón que cuelga del centro de ese birrete y que simboliza el centro del mundo e inicialmente cuelga sobre el lado izquierdo del birrete.

A la conclusión del acto protocolario escolar, la máxima autoridad del plantel docente del que egresa el graduado o la graduada, cambia esa borla del lado izquierdo del birrete al lado derecho del mismo y ahí termina la ceremonia de graduación, con todos los honores educativos para el alumnado que fue distinguido en ese acto.

Por lo general la borla hace juego con los holanes o vivos que se añadieron a la toga, con la finalidad de distinguir el grado académico del egresado, ya sea bachiller, licenciatura, maestría, doctorado u Honoris Causa, por eso es tan importante y tan básico el utilizar correctamente el birrete.

También existen otros tipos de complementos, pero ya es a petición expresa de los estudiantes, de los directivos escolares o universitarios, que se llaman becas o esclavinas, que van sobrepuestas en la toga, sin tocar el birrete ni la borla, que tienen como finalidad distinguir una mención especial que se otorga a la especialidad académica de los egresados.

Incluso este tipo de complementos en algunas ocasiones están bordados con el logotipo de la institución educativa, en otras están personalizadas o simplemente son muy sencillas, nada más se colocan sobre los hombros del alumno y en casos especiales, se les otorga como un premio más o un recuerdo de esa ceremonia de graduación.

Inversión Inesperada

El fomento de esa cultura, sin embargo, obligó a los comerciantes del ramo a incrementar sus inventarios de este tipo de vestimenta para estar en condiciones de enfrentar la demanda, satisfacer los requerimientos de los estudiantes y de la sociedad en general, porque el uso de la toga y el birrete, derivó además, en complementos de vestir para damas y caballeros.

De esa forma aumentaron los stocks de ropa de gala, como fueron trajes de etiqueta para caballero, vestidos para ceremonias de ese tipo y les generó entonces una fuente de ingresos casi permanente al ampliar su mercado por las necesidades que el mismo les presentó.

Esa variación en sus actividades, de alquiler y venta de todo ese tipo de vestimenta para ceremonias sociales y escolares de toda clase, les trajo como beneficio la recuperación casi inmediata de la inversión inicial realizada para incrementar sus inventarios de las telas ya confeccionadas.

En el presente están en condiciones de satisfacer al cien por ciento esa demanda de fin de cursos, a costos muy por debajo de la media nacional, en cuanto al alquiler de la vestimenta en mención y que están al alcance de los bolsillos de los paterfamilias, en virtud de que el precio del alquiler de la toga y el birrete no sobrepasa los doscientos pesos, cuando en el resto del país su costo supera esa cantidad, señaló Víctor Manuel D´Paul.

En la siguiente entrega abordaremos los demás aspectos que rodean preparar toda la parafernalia que significa una graduación, desde las ceremonias serias para las carreras profesionales, hasta las “vaciladas” modernas de “graduaciones” de niños de preprimaria.

{ttweet}

Contactanos

logo

Contrata este espacio