Sábado, 21 Abril 2018

Sin Formación Laical, la Piedad Popular se Convierte en Superstición: Tostado Montes

  • Cada institución y estructura eclesial debe favorecer el trabajo evangelizador, afirmó

Alfonso Morales Castorena

clero14jul14Aguascalientes., Ags., 14 de Julio de 2014. (aguzados.com).- El vocero oficial del Sínodo Diocesano, presbítero Juan Carlos Tostado Montes, informó que como resultado de los trabajos realizados "se ha incrementado el número de movimientos eclesiales de laicos, que representan nuevas expresiones de vida cristiana suscitadas por el Espíritu Santo y van a permitir afrontar los actuales desafíos apostólicos", fue una de las conclusiones del evento religioso en el seminario local.

En ausencia del obispo de la Diócesis, José María de la Torre Martín, el religioso Tostado Montes en reunión con la prensa refirió que "si no existe la formación laical, la piedad popular se nos convierte en superstición de una manera muy fácil, eso es lo que debemos cuidar, es necesario purificarla, reposicionarla entre nuestra vida, revalorarla en su justa dimensión, no con un elemento especial, sino simplemente con lo que la iglesia debe de aportar".

El prelado sostuvo que "estamos sufriendo las consecuencias del secularismo actual, de tal forma que mucha gente prefiere estar como escondida en su forma personal de vivir la fe, en lugar de acercarse a los templos, no involucrarse en sus actividades, mantenerse lejos de la iglesia y ese es un fenómeno que tenemos que estudiar bien para desentrañar las interrogantes de la religiosidad popular y resolverlas".

Añadió que "cuesta mucho trabajo concientizar a ciertos sectores de laicos de lo necesario que es la formación adecuada, pero además cierto número de clérigos no han superado el paternalismo que no deja crecer a los laicos o bien no quieren saber nada de asociaciones o movimientos laicales en su parroquia".

Por eso mismo, añadió Tostado Montes, "para llevar adelante la obra de la evangelización y la pastoral, se crean estructuras que vayan facilitando el trabajo de todos, si no queremos andar de allá para acá, hemos de fortalecer un sistema integral, un andamiaje que soporte el orden y la andadura coordinada de la evangelización, para robustecer aún más esa religiosidad popular".

Esa estructura, dijo, tendrá elementos intocables, institucionales, establecidos por el fundador y contará con elementos eclesiales y cambiantes, según la exigencia de la época y a la hora de distribuir funciones, se deberán definir bien las tareas y las competencias exactas de los responsables que sean designados por cada institución diocesana.

El vocero oficial del Sínodo Diocesano, evento que el sábado 12 de los corrientes llegó a su fin, agregó que "el Espíritu del Señor, que es por naturaleza creativo, habrá de inspirar la sabiduría y los criterios teológicos-pastorales con los cuales se han de renovar las instituciones y las estructuras de la iglesia".

Para concluir su intervención, informó que el alto jerarca católico en la entidad, monseñor José María de la Torre Martín, en la última sesión del evento religioso exhortó a todos los participantes a "ser y actuar como comunidad, que es el criterio que debe inspirar toda organización de la Iglesia para que pueda ejercer su misión, tal como es comprendida en cada momento y de acuerdo con las exigencias del plan a seguir".

{ttweet}

Contactanos

logo

Contrata este espacio