Viernes, 20 Abril 2018

Por Segunda Ocasión el Obispo José María de la Torre, Evade Enfrentar a los Medios Informativos

  • El Vicario General de la Diócesis otra vez salió al quite y evitó hablar de las "bodas gay"

Alfonso Morales Castorena

clero20oct14Aguascalientes, Ags., 20 de octubre de 2014.- (aguzados.com).- Por segunda ocasión consecutiva y ante la amenaza de toparse con un grupo de individuos que apoyan la unión matrimonial entre  personas del mismo sexo, el obispo de Aguascalientes, José María de la Torre Martín, volvió a estar ausente en su acostumbrada reunión semanal con los medios informativos, la que estuvo presidida por el Vicario General de la Diócesis, Rubén Sosa Palos y por el vocero oficial de la Diócesis, Carlos Arturo Alvarado Quezada.

Ambos prelados volvieron a hacer oídos sordos al espinoso tema de las traídas y llevadas "bodas gay" y centraron la conferencia de prensa que presidieron en la Casa del Obispado en el mensaje enviado por el Papa Francisco I, versado sobre Los Desafíos Pastorales de la Familia en el Contexto de la Evangelización, a resultas del Sínodo Episcopal que se celebra en la Santa Sede.

El extenso documento que abarca 16 puntos eclesiales, toca temas exclusivamente del desarrollo de la familia en todos sus órdenes y dentro de uno de ellos, resalta que "el desafío de la fidelidad en el amor conyugal, es tal vez, el reto más grande a vencer por la pareja.

Esto, porque en voz del Vicario General de la Diócesis, "la vida familiar suele estar marcada por el debilitamiento de la fe y de los valores, el individualismo, el empobrecimiento de las relaciones, el stress de una ansiedad que descuida la reflexión serena".

Se asiste así, dijo el sacerdote, "a no pocas crisis matrimoniales, que se afrontan de un modo superficial y sin la valentía de la paciencia, del diálogo sincero, del perdón recíproco, de la reconciliación y también del sacrificio".

Esos fracasos, añadió, "dan origen a nuevas relaciones, nuevas parejas, nuevas uniones y nuevos matrimonios, creando situaciones familiares complejas y problemáticas para la opción cristiana, incluso la misma iglesia se encuentra atada de manos para dispensar un trato a esa disfuncionalidad de la familia".

Se refirió entonces a la calidad de vida cristiana que deben de llevar aquellos matrimonios que por causas disímbolas se separan, el hombre y la mujer en su carácter de divorciados "se enfrentan a la problemática de continuar adelante con su vida cristiana, aquella que llevaban antes de ver destruida su familia o sus propias existencias, dentro del plano sentimental".

Pero también debemos puntualizar, añadió Sosa Palos, que "entre tantos desafíos que mantiene unida a la familia, queremos evocar el cansancio de la propia existencia, porque pensemos en el sufrimiento de un hijo con capacidades especiales, en una enfermedad grave, en el deterioro neurálgico de la vejez, en la muerte de un ser querido".

"Y entonces es admirable la fidelidad generosa que se guardan los cónyuges, de tantas familias que viven estas pruebas de fortaleza, fe y amor, considerándolas no como algo que se les impone, sino como un don que reciben y entregan descubriendo a Cristo sufriente en esos cuerpos frágiles, ahí es en donde debemos centrar nuestros esfuerzos y hacer que todos y cada uno de los puntos tratados en el Sínodo Extraordinario de la Familia, se cumplan con la voluntad del Creador, que todo lo puede", remachó Raúl Sosa Palos.

{ttweet}

Contactanos

logo

Contrata este espacio